La nación

Un neonazi, autor de la matanza de Wisconsin

Wade Michael Page, un exmilitar de 40 años, sospechoso de pertenecer a un grupo racista blanco, ha sido identificado como el autor del tiroteo el domingo pasado en un templo sij en Wisconsin (EEUU) en el que murieron él y otras seis personas.

7 Agosto 12 – Washington – Efe

La Oficina Federal de Investigaciones (FBI) investiga los vínculos de Page con grupos “supremacistas” blancos, dijo en rueda de prensa la agente especial Teresa Carlson, encargada de la averiguación, al afirmar que es un caso de “terrorismo doméstico”.

Carlson, que compareció en una rueda de prensa junto con las autoridades de Oak Creek (Wisconsin), donde se registró el tiroteo, explicó que consideran como terrorismo doméstico “el uso de la violencia para obtener beneficios sociales o políticos”, y “eso es evidentemente lo que estamos viendo”, agregó.

El grupo SouthernPovertyLaw Center, que hace seguimiento de grupos racistas en Estados Unidos, ha señalado que Page es un “neonazi frustrado” que lideró la banda “EndApathy”, que hacía apología del poder de los blancos.

La organización agregó que comenzó a seguir a Page cuando en el año 2000 éste intentó comprar artículos de la Alianza Nacional neonazi, uno de los grupos racistas más importantes de Estados Unidos.

Heidi Beirich, directora del centro, dijo al diario Milwaukee JournalSentinel que “no hay duda” de que Page era un ferviente seguidor del movimiento “supremacista” y que esa entidad tiene pruebas de que acudió a eventos que fomentan el odio racial en todo EEUU.

La policía encargada del caso afirmó, por su parte, que no había ninguna investigación abierta contra Page anteriormente aunque “podría haber alguna referencia a él en varios documentos” que se analizan.

“No teníamos razón alguna para creer que estaba planeando o tenía la capacidad” de cometer un atentado, afirmó.

El FBI busca, además, a una persona considerada “de interés” para la investigación que abandonó el lugar antes de que fuera interrogado por las autoridades, aunque por el momento se cree que el único involucrado en el tiroteo fue Page, según dijo el jefe de policía de Oak Creek, John Edwards.

Los fallecidos son Sita Singh, de 41 años; Ranjit Singh, de 49; Satwant Singh Kaleka, de 65; Prakash Singh, de 39; ParamjitKaur, de 41, y Suveg Singh, de 84.

El presidente de EEUU, Barack Obama, volvió a lamentar hoy el ataque, cometido menos de un mes después de que James Holmes, de 24 años, matara a 12 personas e hiriera a otras 50 en un cine en Aurora (Colorado).

Estos sucesos ocurren con “demasiada frecuencia”, dijo Obama tras firmar en la Casa Blanca una ley de beneficios para veteranos, en la que se mostró partidario de “examinar formas adicionales para reducir la violencia”, pero sin mencionar leyes de control de armas.

El presidente estadounidense ha declarado luto nacional hasta el próximo 10 de agosto y las banderas de los edificios públicos y barcos de la Armada ondearán a media asta.

Page ha sido identificado como el sospechoso de comenzar a disparar el pasado domingo contra los fieles congregados en el templo sij, así como en el exterior, donde hirió gravemente al teniente de policía Brian Murphy, de 51 años.

Las autoridades confirmaron que el atacante utilizó una pistola semiautomática de 9 milímetros que fue comprada legalmente, según Bernard Zapor, de la oficina de la Oficina para el Control del Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego, que también participa en la investigación.

Page sirvió como sargento del Ejército y luego como especialista en Fort Bliss (Texas) y en Fort Bragg (Carolina del Norte) entre 1992 y 1998, informó el Pentágono.

Según la cadena ABC, trabajó como mecánico del sistema de misiles Hawk y posteriormente se convirtió en un especialista en operaciones psicológicas pero, a diferencia de lo que al parecer contó a sus vecinos, nunca estuvo en Irak.

Peter Hoyt, un vecino de Cudahy, adonde Page se había trasladado en julio, declaró a The Wall Street Journal que el sospechoso decía que había servido en la guerra de Irak y tenía varios tatuajes, incluido uno en el hombro en honor a las víctimas de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.

La comunidad sij sufrió ataques racistas tras los atentados al ser confundidos por sus turbantes y su característica barba con musulmanes.

Los sijs conforman la quinta religión del mundo, una fe monoteísta nacida en la India en el siglo XVI y que cuenta con 27 millones de creyentes en todo el mundo, de los que aproximadamente 500.000 viven en EEUU.

La ciudad de Oak Creek convocará una vigilia en recuerdo de las víctimas este martes.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »