La nación

Una heredera de Disney tacha de “locura” que el consejero delegado gane 1.400 veces más que el empleado medio

El CEO de Disney, Bob Iger, en la presentación de 'Avengers: Endgame' el lunes en Los Ángeles. Jordan Strauss. GTRES.

Abigail Disney, sobrina nieta de Walt Disney, critica el salario de 65 millones de dólares de Bob Iger y dice que con parte de ese dinero se podrían subir los sueldos más básicos

23 de abril de 2019 – Los Ángeles – Agencias.

Cuando alguien que se apellida Disney opina sobre la compañía Disney, el mundo escucha. Y si es para criticar, más. Abigail Disney no tiene ninguna responsabilidad en la empresa que fundaron su abuelo y su tío abuelo, más que llevar el apellido más aristocrático de la industria del entretenimiento en Estados Unidos. Pero sus comentarios sobre el sueldo del primer ejecutivo de la compañía, Bob Iger, han removido conciencias. Según Disney, el sueldo de Iger es “una locura”. La cifra en cuestión es 65,6 millones de dólares.

Abigail Disney, de 59 años, es la hija de Roy E. Disney, el último de la saga que tuvo un papel en la gestión de la compañía. Es nieta de Roy O. Disney, que fundó el estudio de animación en 1923 junto a su hermano Walt. Abigail ha hecho una carrera en el cine como documentalista y, además, se ha labrado un nombre como activista y filántropa. Es miembro del grupo Millonarios Patriotas, que abogan por una subida de impuestos a los ricos y la reducción de las diferencias salariales extremas.

Durante una conferencia de la web Fast Company el pasado martes, Disney participaba en un panel sobre “capitalismo humano” cuando dijo a los asistentes que el sueldo de 65,6 millones de dólares de Bob Iger en 2019 le parecía “una locura”. Añadió que semejantes compensaciones a los altos ejecutivos tienen “un efecto corrosivo en la sociedad”. Según un estudio de la consultora Equilar, el sueldo de Iger es 1.424 veces el sueldo de un empleado medio de The Walt Disney Company.

Abigail Disney dijo que su opinión se basaba en parte en haber hablado con empleados de Disneyland, el parque temático original en Anaheim, California, que sufren para vivir en la zona mientras trabajan para el mayor empleador del condado. “Me gusta Bob Iger”, dijo Abigail Disney. “Quiero ser clara, me parece que es un buen hombre. Pero se está dejando llevar por un camino que es por el que va todo el mundo”. “Cuando cobró su bonus el año pasado”, añadió, “hice las cuentas y podía haber subido el sueldo un 15% a todos los empleados de Disneyland y todavía quedarse con 10 millones de dólares. Hay un momento en el que hay demasiado para esta clase de gente que, perdón por ser radical, tiene demasiado dinero. Eso existe”.

Durante el fin de semana, después de que sus declaraciones empezaran a rebotar por los medios, Abigail Disney se reafirmó en su cuenta de Twitter. El sábado lanzó 22 tuits sobre el asunto. “No hablo por mi familia, solo por mí misma”, dijo. “Aparte de tener acciones no tengo nada que decir en lo que ocurre (en la empresa). Pero desde cualquier punto de vista una proporción salarial de más de mil veces es una locura”. “¿Qué demonios estaría tan mal en desviar parte de los beneficios, los frutos del trabajo de estos empleados, a otros que no sean los de arriba?”, dice Disney en otro tuit. “No digo que Iger no se merezca un bonus, desde luego que se lo merece. Es brillante y ha liderado la compañía brillantemente”.

Robert Iger es el presidente de The Walt Disney Company desde 2000 y su primer ejecutivo desde 2005. En ese tiempo, ha revitalizado la empresa con la compra de tres grandes creadores de contenido, Pixar, Marvel y Lucasfilm, además de revivir los estudios de animación de la empresa. En su mandato, esta ha más que triplicado su valor en bolsa. Con la compra de 21st Century Fox este año, Disney es el mayor gigante de contenido de Hollywood.

The Walt Disney Company respondió a través de un portavoz citado por CNBC: “El sueldo del señor Iger se basa en un 90% en resultados y él ha conseguido un valor excepcional para nuestros accionistas. La capitalización de Disney en el mercado ha crecido exponencialmente en la última década, recaudando 75.000 millones solo en el último mes, y el precio de las acciones ha subido de 24 dólares cuando el señor Iger se convirtió en consejero delegado en 2005 hasta 132 dólares por acción, todo lo cual beneficia a los miles de empleados que tienen acciones”.

En el último de sus tuits, Disney dice: “Nadie que contribuya al éxito de una compañía rentable y que trabaja a tiempo completo debería pasar hambre, ni debería racionar la insulina ni debería dormir en su coche”.

No es la primera vez que la nieta del cofundador critica abiertamente los sueldos de los altos ejecutivos de las grandes empresas, incluida la que lleva su propio nombre. El pasado marzo dijo que “ni Jesucristo en persona vale 500 veces el sueldo medio de sus empleados”.

Lo más leído

To Top
Translate »