Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Una niña de 4 años con el coeficiente intelectual de Einstein

Cuando Heidi Hankins tenía apenas 2 años ya podía leer, sumar y restar, sin que nadie le hubiese enseñado. Esta niña británica es la nueva integrante de Mensa , la asociación internacional de superdotados, según informa el diario español El Mundo. Hoy día, Heidi tiene 4 años y un cociente intelectual de 159 que supera los 100 puntos de un adulto promedio, y es casi el mismo puntaje que tuvo el científico Albert Einstein o Stephen Hawking.

“Comenzó a realizar intentos para hablar desde el mismo minuto en que nació, aunque obviamente no podía verbalizar nada. Cuando empezó a hablar, antes de cumplir un año, utilizaba oraciones completas”, explicó Mathew Hankins, el padre de la niña.

Una de las situaciones que más llamó la atención de sus padres fue cuando Heidi aprendió sola a usar la computadora. “Primero hacía clic en las fotografías que le gustaban, pero luego entendimos que había aprendido a leer el texto y seguir instrucciones”, cuenta el padre.

Chicossuperdotados

El presidente ejecutivo de Mensa, John Stevenage, cree que los padres de Heidi “identificaron correctamente su gran potencial”. El propósito de la organización es facilitar un ambiente positivo para el desarrollo de sus miembros más jóvenes porque, generalmente, los niños superdotados prefieren rodearse de gente mayor, que de niños de su edad.

Sin embargo, Heidi se ha llevado muy bien con los compañeros de su guardería. “Tenemos que encontrar la manera de mantenerla motivada, porque sabemos que será extremadamente importante. Le enseñarán a colorear, mientras ella ya será de capaz de leer libros diseñados para niños de 8 años”, dice Hankins.

Mucha memoria, aprender a leer a temprana edad, tener una relación de cierto rechazo hacia otros niños y estar constantemente haciéndose preguntas son algunos de los signos, que según Mensa, ayudan a distinguir a los chicos superdotados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *