Editorial

Ya hemos entrado en el recalentamiento global

24 de septiembre de 2019 – Por: El Director.

¿Qué planeta les dejaremos a nuestros hijos, nietos…?

Este es mi llamado a la concienciación sobre la emergencia climática y sus graves consecuencias a corto y medio plazo.

Aunque para muchos el calentamiento global: “es un cuento chino”, para otros, sobre todo ya mayores, “eso será algo que a nosotros no nos tocará, que las nuevas generaciones se preocupen por su futuro”. Ambas maneras de pensar: inconscientes, egoístas y en todas direcciones: obtusas y sin sentido.

Lo cierto es que según una reciente investigación del Washington Post ha desvelado que el 10 por ciento del planeta está ya 2ºC por encima de la temperatura anterior a la era industrial y que en 10 años la Tierra podría alcanzar ese umbral que nos llevaría a la catástrofe.

El límite de los 2ºC ha sido establecido por científicos y políticos como el máximo permitido para evitar la catástrofe climática y por ese motivo los Acuerdos de París (Firmado por los 195 países miembros, 22 de abril de 2016 para celebrar el Día de la Tierra) recogen medidas para mantener la temperatura global media por debajo de 1,5ºC. Sin embargo, los estudios que arroja el informe presentado por periodistas especializados del Washington Post basados en datos oficiales de Estados Unidos y de diferentes universidades, es que las zonas del planeta que ya han alcanzado el tope de 1,5ºC se han duplicado en los últimos cinco años y que representan ya el 40 por ciento de la superficie terrestre.

Su conclusión es que los puntos calientes se están extendiendo tanto en tierra como en los océanos y gran partes de Europa, norte de Asia, Oriente Medio y zonas claves de los océanos se han situado por encima de los 2oC, siendo el Ártico el que más rápidamente se está calentando y algunas zonas terrestres ya se encuentran por encima de los 3ºC

Estas zonas calientes influyen en los movimientos del calor, la sal y de los nutrientes alrededor del mundo, con el consecuente daño mortal para muchas especies marinas.

Si seguimos sin atender las advertencias de decenas de miles de científicos, no conseguiremos proteger nuestros ecosistemas ya desequilibrados y deteriorados, con consecuencias muy graves, desde inundaciones masivas que generarán millones de refugiados, hasta hambrunas provocadas por la imposibilidad de cultivar en un ambiente en el que las especies actuales no pueden vivir. Se generaría así un desequilibrio ya no solo ecológico, sino también económico, político y social.

Si los gobiernos no toman medidas vinculantes rápidamente, los fenómenos que genera el cambio climático continuarán promoviendo un efecto cíclico, cada vez más difícil de revertir o incluso parar. Tomando acción ante la Emergencia Climática se reducen tanto los costes ecológicos y ambientales, como los económicos y sociales.

Pero cada uno de nosotros también debemos contribuir a evitar esta catástrofe, el solo hecho de llevar a las tiendas y supermercados bolsas reutilizables (que deberían estar siempre en nuestros carros) cada vez que compramos algo, evitamos usar las bolsas plásticas que son un veneno para nuestras especies marinas y para el medio ambiente, este sola acción ecológica de nuestra parte, contribuiría a frenar así sea un poco el cambio climático, disminuir nuestros viajes innecesarios también reduciría las emisiones de los gases de nuestros autos, causantes de efecto invernadero, no usar aerosoles con productos clorados, pensar si ya no le hemos hecho, en cambiar nuestros vehículos a otros que no consuman gasolina, esta acción contribuiría grandemente a disminuir el cambio climático, pero acciones que a muchos ni se nos ocurrirían, como disminuir o no comer carnes, sobre todo vacunas, seria un enorme aporte para evitar el calentamiento global. (puedes investigarlo en Google, te sorprenderás la cantidad de CO2 que emite el ganado).

Con este editorial quiero hacer una llamada de atención sobre los peligros potenciales que acechan al planeta y nuestra especie si no se corrigen los actuales derroteros climáticos.

Les dejo la declaraciones del científico marino Boris Worm, de la Universidad Dalhousie en Canadá: “Toda nuestra civilización se basa en la experiencia acumulada de los últimos 7.000 años, sobre cómo funciona el mundo y cómo podemos sobrevivir en este mundo que tenía un clima excepcionalmente estable. Ahora nos estamos alejando de ese equilibrio a una velocidad vertiginosa y viviendo en un mundo sin precedentes con el que ninguno de nosotros tiene experiencia”.

 

El Director
Ing. Jairo Vargas
jairo@latino-news.com
Latino News, LLC

Lo más leído

To Top
Translate »