La nación

Algunas ciudades cambiarán su densidad con la llegada de los vehículos autónomos

27 de octubre de 2017 – por: Enrique Kogan – twitter @purosautosus

El Centro para Bienes Raíces del MIT (Massachusetts Institute of Technology), realizó un estudio para hacer predicciones sobre tendencias cambiantes en el mundo de bienes raíces y como afectaran los vehículos autónomos.

Según este estudio, los autos sin conductor alentarán a las ciudades ya de por sí densas, como Nueva York, San Francisco y Boston, a serlas más densas en población, ya que los servicios de conducción autónoma reemplazaran la necesidad de poseer un automóvil.

Cuando la cantidad de personas que dependen de automóviles que conducen por sí mismos alcanza la masa crítica, las ciudades evolucionarán para volverse más densamente pobladas, como Nueva York, o los centros descentralizados de expansión suburbana, como Miami o Dallas.

Esta tendencia a poseer una menor cantidad de autos, tendrá como resultado una menor demanda de estacionamientos y estaciones de servicio, que en la actualidad ocupan propiedades inmobiliarias muy apreciadas, que eventualmente podrían ser utilizadas para construir más centros de compras y viviendas.

Según dice el estudio, el estacionamiento en particular, actualmente representa hasta el 45 por ciento de la tierra en algunas ciudades, y algunos aparcamientos ya se están construyendo con miras a una eventual conversión a espacio comercial o residencial.

Pero este efecto pudiera ser el polo opuesto en las ciudades que ya son iconos de expansión, como Dallas, Houston y Phoenix.

Cuando los viajeros ya conducen grandes distancias para ir a trabajar, la teoría es que el nivel tolerable de distancia de trayecto aumentará si el tiempo de viaje al trabajo puede llenarse con descanso o trabajo, lo que lo haría gracias a un vehículo autónomo.

En general aumentando el efecto con menos vehículos y menos tráfico atascado, el informe predice que tomará menos tiempo cubrir la misma distancia. Con más tiempo de viaje permitido, y más distancia recorrida en ese momento, los suburbios experimentarán un considerable crecimiento.

Como resultado, las ciudades rodeadas de tierras subdesarrolladas experimentarán un boom de la construcción a lo largo de sus perímetros externos.

Claro, esto supone que el trabajador promedio no cambiará repentinamente a alguna otra forma emergente de transporte. Estadísticamente hablando, no lo harán.

Cuando se trata de llegar a tiempo al trabajo, en las ciudades con mal servicio público de transporte, como Miami, Los Ángeles, San Diego y Houston, los viajeros elegirán abrumadoramente su propio vehículo.

Tener su propio vehículo en ciudades con un pobre transporte público, seguirá siendo parte de una tendencia de varias décadas de rechazar otras formas de transporte, a favor de la propiedad de automóviles privados, que parece poco probable que cambie con la llegada de los autos sin conductor.

Ciudades con buenos servicios de transporte público, como Nueva york, Washington DC, Boston, Chicago y San Francisco se beneficiaran de la tendencia de los vehículos autónomos y los servicios que ofrecerán compañías como Uber o Lyft, para ir librándose del agobiante tráfico urbano.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »