Editorial

Brujería y otras artimañas

12 de julio de 2019 – Por: El Director.

Cada vez que la vida nos acorrala con una situación difícil y que consideramos sin salida, recurrimos a diferentes formas según nuestras creencias para pedir por una solución que nos libere de esa situación extrema.

Y es que durante el largo o corto caminar por esta vida, ninguno escapa de situaciones de diferentes indoles por la que pasamos en cualquier momento de nuestro caminar, llámese dificultades económicas, problemas de salud, situaciones amorosas, incluso cosas triviales que nuestra mente las muestra como grandes problemas y que nos sentimos incapaces de buscar soluciones y entonces, recurrimos a divinidades, amuletos, buscamos personas supuestamente con poderes, que nos prometen la salida imposible y muchas veces somos víctimas de estafadores que solo buscan aprovecharse de la situación de sensibilidad en la que nos encontramos para timarnos.

A veces, nos enfrentamos a situaciones económicas difíciles, inesperadas o quizás enfermedades donde la ciencia ya agotó todos sus recursos y no logró nuestra cura o nos hemos convertido en pacientes terminales, en situaciones como estas, muchas personas se aferran a cualquiera que les ofrezca una esperanza para salir de esta situación; los rezos y oraciones tampoco han servido de mucho y es cuando recurren a lo sobrenatural representado por brujerías que prometen la curra milagrosa. Muchos de estas personas que le ofrecen la escapatoria a su situación tan difícil en que se encuentran, solo buscan timarlo, estafarlo, robarlo. Estas en una situación muy sensible y te rindes ante cualquiera que te ofrezca un salvavidas.

Muchas historias de este tipo nos llegan a nuestra redacción que cuentan situaciones de las que han sido víctimas, personas que desesperadamente buscan una salida a su problema y caen víctimas de estafadores. Es el caso de Pedro, que después de peregrinar por varios hospitales en Birmingham y sus alrededores buscando una cura para su enfermedad y su dolor, cada vez más fuerte, no logró que ningún centro médico diera con su anomalía y le curara, siempre al cabo de un tiempo, le daban de alta, pero él se sentía igual, su dolor no lo dejaba ni trabajar y su situación familiar, la de su esposa y sus dos pequeños hijos, no se veía muy bien.

Ante esta situación recurre a una quiromántica que promete liberarlo y devolverle la salud y la alegría que tenía unos meses atrás antes de su enfermedad, durante un tiempo las “brujas de turno” lo “trabajaron”, a pesar de los ruegos de su esposa para que no les hiciera caso, que tuviera mucho cuidado, Pedro siguió adelante con el “tratamiento” para lograr su cura.

Pero pudieron más sus dolencias y la incapacidad de la ciencia médica para curarlo, para que después de un  tiempo en manos de estas “brujas”, llegara el “gran día de su cura” y las estafadoras se cargaran sus ahorros de cinco años que con gran esfuerzo habían logrado juntar con grandes sacrificios, 20,000 dólares se llevaron estas “brujas” desaparecieron esta vez sí por “arte de magia”, después de engañarlo y hacerle creer que en la bolsa donde él había llevado su dinero para hacer el sortilegio que lo curaría, estaba ahí todo su dinero y con la promesa de no abrir la bolsa hasta el día siguiente para que así se lograra la cura prometida. Desaparecieron, el teléfono no contesta y de la habitación donde supuestamente vestidas de traje largo y turbante, olor a sahumerio, música suave y del más allá, atendían a Pedro, ya no hay ni rastro.

Como dije anteriormente son muchas las persona que ante una situación difícil cae en manos de timadores y estafadores que se aprovechan de su situación y prometiéndoles curas y soluciones milagrosas les quitan su dinero. El Caso de Pedro es uno de tantos que ocurren diariamente y no se crean que solo las “brujas” son las estafadoras, muchos profesionales de cuello blanco también prometen el sueño americano a los inmigrantes e igualmente le quitan sus ahorros de toda la vida, otros venden productos e igualmente les quitan sus dineros, luego con la historia de: “¿acaso no leyó la letra pequeña del documento que firmo?” pierden los dinero que han dado por la compra del carro al que se le fundió el motor al poco tiempo de sacarlo, o por una propiedad con promesa de compra y al menor atraso pierden todo, también al igual que Pedro el de nuestra historia, son robados por otros profesionales y vendedores o por publicidades engañosas que ofrecen milagrosos productos que curan desde el cáncer, la diabetes, el alzhéimer, hasta el  mal de amor.

Hágase un favor y a su familia, no crea todo lo que ofrecen como milagroso, sea desconfiado, asesórese, coméntelo con personas de su confianza; nadie nada nada gratis, ni existen las curas milagrosas, investiga, hay  gente inescrupulosa que trabaja igual que usted, todos los días, pero para buscar incautos y robarlos. Sea desconfiado y cuente su situación a personas o entidades que lo puedan asesorar. Llame a este número y denuncie: 205 254-7777 (hablan también español).

 

El Director
Ing. Jairo Vargas
jairo@latino-news.com
Latino News, LLC

Lo más leído

To Top
Translate »