Alabama

Courtlin Arrington murió en el tiroteo ocurrido en Huffman High School. La policía de Birmingham interroga a un adolescente lesionado

8 de marzo de 2018 – Agencias.

Una estudiante de último año de Huffman High School murió y otro resultó herido, luego de un tiroteo ocurrido dentro de un aula, en la escuela este de Birmingham el miércoles por la tarde.

La estudiante era una chica de 17 años que se iba a graduar en mayo, ya había sido aceptada en la universidad y soñaba con convertirse en enfermera. “No estamos hablando solo de una persona, estamos hablando de perder parte de nuestro futuro”, dijo el alcalde de Birmingham Randall Woodfin.

Ella fue identificada en múltiples cuentas de redes sociales, como Courtlin Arrington. Sin embargo, su nombre no fue confirmado por las autoridades porque dijeron que algunos de sus familiares aún no habían sido notificados.

Arrington recibió respiración cardio pulmonar en la escena y de camino al hospital, pero los esfuerzos para revivirla fracasaron.

También resultó herido en el tiroteo un joven de 17 años, miembro del equipo de fútbol. Ambos fueron trasladados al Hospital de la UAB en vehículos separados del Servicio de Bomberos y Rescate de Birmingham.

Inicialmente, se dijo que el niño estaba gravemente herido, pero los funcionarios del hospital a las 7:30 p.m., dijeron que lo vieron en el departamento de emergencias y que ya no estaba en el hospital. Le dispararon en la pierna y luego lo interrogaron en la jefatura de policía.

Aproximadamente una hora antes, una mujer en la estación de policía que dijo que era la madre del niño, dijo que no le habían dicho su estado, pero que no creía que tuviera un arma.

Ella y otros miembros de la familia reunidos allí declinaron hacer más comentarios.

Las autoridades escolares anunciaron la noche del miércoles por la noche, que la escuela cerrará el jueves. Esto servirá para que el sistema lleve a cabo una exhaustiva inspección de seguridad de la escuela y también permita que el sistema colabore con organizaciones de la comunidad, para proporcionar apoyo psicológico tanto a los estudiantes como al personal, dijo la Superintendente Lisa Herring.

“La magnitud de este evento nos hace detenernos”, dijo Herring. “Sin embargo, queremos asegurar a nuestros padres, estudiantes, personal y comunidad que la seguridad es una prioridad para las escuelas de la ciudad de Birmingham”.

Un empleado de la escuela fue evaluado por los paramédicos en el sitio, y dado de alta en el lugar.

La escena en la escuela poco después del tiroteo, fue relativamente tranquila, teniendo en cuenta lo que había sucedido dentro. Muchos de los estudiantes, que participaron en atletismo y otras actividades después de la escuela, dijeron que no escucharon los disparos y que no sabían lo que sucedió hasta más tarde.

Una madre, que pidió no revelar su nombre, dijo que estaba esperando a su hija fuera de la escuela y la llamó al teléfono celular para preguntarle por qué tardaba tanto. Su hija, una jugadora de baloncesto, respondió: “Mamá, estamos encerrados”.

Rápidamente se enteraron del tiroteo. “Solo esperaba que mi bebé estuviera bien, que todos estuvieran bien”, dijo la madre. “Estaba nerviosa. Esto es tan triste.”

La policía dijo que al menos se efectuaron dos disparos, pero aún están tratando de resolver la cronología de los hechos y qué provocó los disparos. El arma utilizada en el tiroteo fue recuperada en el interior de la escuela y el jefe interino de la policía de Birmingham, Orlando Wilson, dijo que aún creen que el tiroteo pudo haber sido accidental.

“En este momento en particular, consideramos que es accidental hasta que la investigación nos lleve a otra parte”, dijo Wilson. “Tenemos muchas preguntas sin respuesta. Hay muchas incógnitas en este momento”.

El jefe dejó en claro que el tiroteo de Huffman no fue similar a otros tiroteos escolares recientes en todo el país. “No es alguien de fuera que entró a la escuela”, dijo.

Wilson dijo que hay cámaras de vigilancia dentro de la escuela y que la policía revisará las imágenes para tratar de reconstruir lo sucedido. “Si tenemos testigos, esperamos que lo cuenten”.

Hay múltiples posibilidades para lo que pudo haber sucedido.

Las fuentes dijeron que un estudiante estaba “presumiendo” su arma cuando esta se disparó, impactando a la estudiante. Luego, accidentalmente, se pegó un tiro cuando estaba guardando el arma. Los oficiales de policía no confirmaron esa versión ni ninguna de las otras historias que circulan.

“No estamos diciendo que él le disparó, no estamos diciendo que él no le disparó”, dijo el jefe. “Estamos haciendo esas preguntas nosotros mismos para que podamos determinar exactamente lo que sucedió”.

El jefe dijo que no le comentarion de ningún tipo de discusión, pelea o lucha previa al tiroteo.

Wilson dijo que varios estudiantes fueron interrogados como testigos. A partir de las 8 p.m., las entrevistas seguían en curso en el cuartel general del Departamento de Policía de Birmingham en el centro de la ciudad.

El jefe parecía impactado mientras hablaba del tiroteo fatal. “Estoy profundamente conmovido por lo que sucedió aquí”, dijo Wilson. “Esto no debería suceder en las escuelas”.

El jefe no dió un momento exacto, de cuándo se divulgaría más información. “Lo que puedo decir aquí, es que hagamos nuestro trabajo. Le daremos las respuestas a medida que se presenten”, dijo. “Hagamos la debida diligencia y el debido proceso”.

Herring dijo que sabe que hay muchos días difíciles y preguntas difíciles por delante.

“Nuestro objetivo es asegurarles a nuestros padres que, en la medida de nuestras posibilidades, trabajaremos para mantener nuestras escuelas a salvo. Pero nuestra mente y nuestros corazones están con las familias esta noche”, dijo. “¿Cómo les decimos a los padres que la escuela está a salvo después de un evento como este y cómo tranquilizamos a nuestros niños? Ese es el trabajo que realizaremos todos los días”.

Herring al principio dijo que la seguridad se intensificará en la escuela el jueves y en los próximos días, pero más tarde el miércoles por la noche, dijo que las clases se cancelarían el jueves.

La presencia de seguridad reforzada no tendrá lugar solo en Huffman High School, sino en todas las escuelas de la ciudad. La semana pasada, la policía y los funcionarios de la escuela, investigaron una amenaza denunciada en la Escuela Intermedia Huffman. Si bien la amenaza no se consideró válida, se encontró un arma en la propiedad de la escuela fuera de la puerta de entrada, que se cree fue colocada allí cuando la policía y los funcionarios de la escuela estaban escaneando a los estudiantes y revisando las mochilas.

“Este no es solo un dilema de Birmingham City Schools, es mucho más amplio”, dijo Herring.

Herring dijo que Huffman High School tiene detectores de metales en funcionamiento, pero se negó a comentar más, ya que es parte de la investigación en curso. Además de aumentar la seguridad en la escuela el jueves, el superintendente dijo que dijo que habrá un equipo completo de crisis disponible, para ayudar a los estudiantes y la facultad.

Ella elogió a los funcionarios de la escuela durante el tiroteo del miércoles. “Por mucho que hayan tenido que lidiar en un día muy difícil, han hecho un trabajo excepcional al tratar de brindar atención y preocupación a los que estaban en el edificio y a los que se habían marchado”, dijo.

Wilson, Herring y el alcalde dijeron que es importante pensar en todos los involucrados. Todos estaban planeando reunirse con las familias de los involucrados en el tiroteo.

“Tuvimos dos víctimas hoy, independientemente de las circunstancias”, dijo Herring sobre ambos estudiantes. “Estamos más preocupados por nuestras familias y la niña que ya no está con nosotros. No sólo prometeremos todos los esfuerzos para apoyar a la familia, sino que haremos eso por cada niño en las escuelas de la ciudad de Birmingham”.

“Toda nuestra comunidad de Birmingham está de luto y dolor en este momento. Si bien hay muchas preguntas … tenemos que tomarnos el tiempo para darnos cuenta que una vida se perdió.” dijo Woodfin.

El tiroteo provocó preocupación en todo el estado.

“Me entristece saber sobre la muerte de la estudiante de la Escuela Secundaria Huffman. Estoy rezando por la familia de esta joven, que ha perdido trágicamente su vida demasiado temprano”, dijo la gobernadora Kay Ivey. “Cada vida es preciosa y aunque fue un accidente, reafirma que no hay lugar para que los estudiantes tengan armas de fuego u otras armas en el campus”.

El tiroteo tuvo lugar un día después de que Ivey creara un consejo de seguridad escolar en Alabama, para hacer recomendaciones sobre seguridad. El plan de seguridad garantizaría que las escuelas tengan un plan actualizado de respuesta de seguridad para compartir información sobre posibles amenazas. También requeriría que las escuelas capaciten a estudiantes y empleados escolares sobre cómo responder a una situación de emergencia.

Se han propuesto varios proyectos de ley en la legislatura de Alabama después de que 17 personas murieran el mes pasado en un tiroteo en una escuela secundaria de Parkland, Florida. Las diferentes propuestas de los republicanos armarían a los docentes o a las fuerzas de seguridad voluntarias en las escuelas. Las medidas buscadas por los demócratas tratarían de limitar o prohibir la venta de armas de asalto. Todos ellos enfrentan un plazo apretado antes del final de la sesión legislativa de Alabama este año electoral.

“Mi corazón se está rompiendo por los heridos y asesinados en el tiroteo en la Escuela Secundaria Huffman”. dijo la representante de los Estados Unidos Terri Sewell. “No puedo imaginar el dolor de los padres que perdieron a su pequeña niña hoy por la violencia armada. Ella era parte del futuro de nuestra comunidad. Esta noche, mis oraciones estarán con ella, la otra víctima y sus familias”.

“Tenemos la responsabilidad de proteger a nuestras escuelas de la violencia armada, accidental o no”, dijo Sewell. “Cada año, más estudiantes y maestros, hijos e hijas y hermanos y hermanas mueren en tiroteos en escuelas, tenemos que hacer todo en nuestro poder para hacer que este incidente sea el último. No podemos conformarnos con gestos simbólicos en el Congreso cuando las vidas de nuestros hijos están en juego”.

El tiroteo se produjo exactamente tres semanas después de que la policía dijera, que un ex alumno abrió fuego contra Marjory Stoneman Douglas High School, en el sur de Florida, lo que fue uno de los peores tiroteos escolares de la historia, informó The Washington Post.

El tiroteo de Huffman es el primer tiroteo en la escuela desde ese incidente y el tercero este año, que dejó estudiantes muertos, dijo el informe. Un análisis en curso del Washington Post, ha descubierto que más de 150,000 estudiantes que asisten a por lo menos 170 escuelas primarias o secundarias, han experimentado un tiroteo en el campus desde la masacre de Columbine High School en 1999.

Lashunda Scales, concejal de la ciudad de Birmingham para el Distrito Uno, donde se encuentra la Escuela Secundaria Huffman, se encontraba en la escuela el jueves a la mañana siguiente al tiroteo. Ella dijo que la escuela debería tener agentes de policía adicionales en servicio en el campus en todo momento. También dijo que el edificio tiene múltiples puntos de entrada, que deberían reducirse.

Scales dijo que vió a Arrington hace unas siete semanas en un salón de belleza. Scales dijo que la adolescente le preguntó: “Mama Scales, queremos que vengas a la escuela y nos hables”.

Al describir a la adolescente, Scales dijo que Arrington tenía una sonrisa hermosa y radiante. “Sé que ella quería ir muy lejos, y ella se dirigía en esa dirección”, dijo Scales.

“Tenemos que encontrar una solución”, dijo Scales. “Esto no es solo un problema de la Escuela Secundaria Huffman, este es un problema nacional”.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »