Editorial

La máquina del tiempo

23 de octubre de 2017 – Por: Ing. Jairo Vargas – Director.

Alguna vez leí una novela de ciencia ficción en que los habitantes de un mundo utópico en una lejana galaxia vivían una vida perfecta, sin errores, eran como lo ha dicho nuestro presidente: “muy felices”

En esa novela los habitantes de ese mundo ficticio podían retroceder como en una cinta de grabación los aspectos negativos de su vida y corregirlos, o sea cualquier error se podía borrar con una nueva grabación, si, efectivamente eran felices, pues cada vez que cometían una falta por grave que fuera, solo les bastaba retroceder el tiempo y cambiarla las veces que fuera necesario. Desafortunadamente para nosotros, habitantes del planeta azul, no contamos con ese excelente truco, lo pasado no lo podemos cambiar (por lo menos hasta ahora…), y, los errores hechos solo nos sirven de experiencia para no volver a cometerlos, aunque, como vemos frecuentemente, muchos necesitan de cometer varios de lo mismo para quizás así aprender la lección que siempre se refiere al futuro.

Seguramente, si tuviéramos una alternativa, como la de nuestra novela, no sería presidente Trump, pues ya hasta los de su mismo partido hubiesen usado el truco de devolver la cinta y no lo hubiesen apoyado y seguramente muchos de quienes por Él votaron seguramente se hubiera optado por “devolver la cinta” para eliminar o corregir sus programas u ordenes ejecutivas; no tendrían los “soñadores” las angustian que están pasando, ni las relaciones internacionales las continuas desaprobaciones por lo dicho o hecho por nuestro presidente, en fin, qué no cambiaríamos y seguramente, si seríamos felices como Él en varias oportunidades lo ha expresado.

Pero analizando nuestro utópico libro y comparándola con la realidad encontramos que  si contamos con algo muy parecido, aunque no tan perfecto como el de nuestra historia, primero, contamos con un Congreso, en el que no a todos les parece correcto lo que nuestro presidente está planteando o haciendo, muchos frenan y evitan males mayúsculos desaprobando lo propuesto por el ejecutivo, muchas veces un juez, como hemos visto, tiene el poder de “devolver la cinta” y anular o suspender las ordenes que conllevarían a situaciones catastróficas; segundo, sí tenemos posibilidades de “devolver la cinta” y corregir lo hecho en el pasado, nosotros podemos prepararnos, educarnos y formar parte de una clase de electores que pudiera con su voto llevar a los puestos claves del congreso a personas con diáfanas ideas que nos beneficien a todos, incluso el congreso puede “regresar la cinta” y cambiar al presidente.

En varios de los escenarios en los que el presidente ha expresado su punto de vista, muchos son los afectados y, sobre todo en el campo migratorio, pero no solo en esa dirección van las preocupaciones, la gran mayoría de los gobiernos no comulgan con las decisiones de este gobierno en el plano internacional, por mencionar solo unas pocas: Decisión de retirarse del Acuerdo de París que se da en años cruciales para frenar calentamiento global. Su retiro de la Unesco la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, que tiene de fondo otras connotaciones: La indignación de Israel con la Unesco por la resolución que ignora los vínculos judíos con la Explanada de las Mezquitas. O lo que sucede con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) donde la agresiva retórica de EE.UU. forzaron a las tres partes a darse un mes para “refrescar” propuestas y continuar en el primer trimestre de 2018 con la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Las continuas amenazas a Corea del Norte, que pueden degenerar en un conflicto nuclear de pronósticos inconmensurables o las continuas amenazas a Irán de salirse en materia nuclear del acuerdo que hizo Obama, son solo unos pocos escenarios donde todo el mundo está tenso y sin saber que rumbo tomar. Sin embargo, muchos apoyan el discurso de mostrarle al mundo que somos la nación más poderosa del mundo y que podemos multiplicar por 10 nuestro arsenal nuclear. Otro rubro donde la gente está de acuerdo es en el económico, sin saber a ciencia cierta como se mantiene este importante sector en aumento, pues las bolsas muestran récords en sus índices y el desempleo se mantiene bajo; pues en el terreno económico en el país del “money is money” las cosas parecieran que marchan bien y lo demás es lo demás; este sería a mi juicio un factor predominante en la decisión que pudiera tomar el congreso para un “Impeachment”, que la economía se cayera, de lo contrario, no lo veo factible.

Mientras; trabajemos en nuestra propia “máquina del tiempo”, educando y preparando a nuestros hijos y nietos para cambiar la forma como se editan las leyes, muchas de ellas son votadas por congresistas quienes en su mayoría colocan sus propios intereses por encima de los de la nación.

 

El Director
Ing. Jairo Vargas
jairo@latino-news.com
Latino News, LLC

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »