Mundo

Los sindicatos lanzan el mayor pulso para frenar las reformas de Macron

La Gare de Lyon en París durante el primer día de huelga ferroviaria. LUDOVIC MARIN. AFP.

El inicio de una huelga intermitente de tres meses perturba ampliamente el transporte ferroviario

3 de abril de 2018 – París – Agencias.

Emmanuel Macron afronta desde este martes la mayor amenaza a su programa reformista desde que llegó al poder hace 11 meses. La primera jornada de una huelga intermitente de tres meses en los trenes franceses perturbó el tráfico en todo el país. La reforma de los ferrocarriles públicos contribuyó a la caída de un primer ministro en los noventa y ahora pone a prueba la capacidad de Macron para transformar Francia. Comienza la primera primavera caliente del presidente, un pulso entre Gobierno y sindicatos con la opinión pública como árbitro.

La primera jornada de huelga obligó a millones de franceses —4,5 usan a diario el tren— a quedarse en casa o a buscar métodos alternativos de transporte para llegar a sus lugares de trabajo. Causó atascos de 400 kilómetros en la región parisina. Solo uno de cada ocho trenes de alta velocidad funcionó, y uno de cada cinco trenes regionales. Los ferroviarios han programado parar dos de cada cinco días de ahora a final de junio. El miércoles siguen las movilizaciones.

“No hay trenes, nos hace esperar todo el día y ¡yo soy una jubilada!”, se desesperaba una mujer que, recién llegada de vacaciones del extranjero, no sabía cómo regresar desde París, donde aterrizó su avión, hasta su ciudad, Nantes.

Los servicios de la Sociedad Nacional de Ferrocarriles (SNCF) tampoco le ofrecieron ninguna solución a Gladys, que no tenía cómo regresar a Burdeos, una de las líneas del TGV, el tren de alta velocidad francés, más populares del país. En la estación parisina de Montparnasse, junto a los andenes vacíos, Jordain intentaba ayudarla. Él había logrado un hueco en un tren en la tarde para regresar a Normandía. “Pero me dejarán a una hora de mi destino”, se quejaba. Ambos, sin embargo, apoyaban la huelga. Los ferroviarios “van a perder todos sus privilegios. El Gobierno les quiere hacer pagar a ellos la deuda de la SNCF”, dijo Jordain.

La batalla la ganará quien convenza a los usuarios de que el campo contrario es el responsable de las incomodidades de los próximos meses. Los sindicatos quieren que la suma de otras protestas —de funcionarios, estudiantes, jubilados, basureros, empleados de Air France— alumbre un movimiento social que pare lo pies al Gobierno. Macron, que ya se impuso a los sindicatos con la reforma laboral, confía en que hoy, al contrario que hace viente años, los franceses creen que los cambios son inaplazables. “El statu quo ya no es aceptable”, dijo el primer ministro, Édouard Philippe, en una acalorada sesión parlamentaria.

La SNCF representa mucho más que la compañía pública de ferrocarriles, y su reforma, también. Es un símbolo del modelo francés de servicios públicos, con una red nutrida que deja pocos territorios desatendidos y unos trenes de alta velocidad que conectan con rapidez todo el país.

“No hay que olvidar que las fracturas territoriales nacen de la sensación de abandono de los servicios públicos. No significa que no haya que cambiar nada, pero no puede tratarse sólo desde el punto de vista de la eficacia económica”, decía recientemente Laurent Berger, secretario general del sindicato reformista CFDT.

Pero la SNCF también es un símbolo de lo que Macron llamaba en su campaña electoral los “bloqueos” de la sociedad francesa, un modelo costoso para el contribuyente y económicamente poco eficaz.

Si Macron y el Gobierno de Philippe vencen, habrán debilitado al principal sindicato del sector, la CGT, el más beligerante contra el presidente. Y considerarán que tienen vía libre para proseguir con el plan de reformas económicas y sociales.

Si, al contrario, Macron debe dar marcha atrás, como el Gobierno de Alain Juppé en 1995, el golpe será insólito, la primera derrota de Macron desde que llegó a la presidencia: la primera admisión de que no es omnipotente y de que, pese al papel residual de la oposición en la Asamblea Nacional, Francia no está preparada para seguir el ritmo de sus reformas.

“Este asunto”, decía en febrero una fuente próxima al Gobierno francés, que pidió el anonimato, “es la madre de todas las batallas”.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »