Mundo

Terrorífico vídeo del nuevo cinturón explosivo de Daesh para matar a decenas de personas

A diferencia de los utilizaban hasta ahora y que se ocultaban debajo de la ropa, lo que podía ser detectado por las Fuerzas de Seguridad al observar que un individuo llevaba prendas abultadas, el nuevo cinturón se coloca en la cintura, como una anchura de unos 12 centímetros

7 de noviembre de 2019 – Agencias.

El estado Islámico ha enviado a sus “combatientes” y actores “lobos” solitarios un vídeo en el que explica, durante casi 19 minutos, todos los pasos a seguir para fabricar el nuevo cinturón explosivo.

A diferencia de los chalecos que utilizaban hasta ahora y que se ocultaban debajo de la ropa, lo que podía ser detectado por las Fuerzas de Seguridad al observar que un individuo llevaba prendas abultadas, el nuevo cinturón se coloca en la cintura, como una anchura de unos 12 centímetros, y se activa con temporizador o, lo que es más frecuente, mediante un disparador que lleva el terrorista en la mano.

Su fabricación es relativamente fácil y los efectos que puede producir sobre las víctimas, devastadores.

El artilugio consiste, por citar sólo rasgos generales, en un cinturón de cuero hueco, a semejanza de los que se utilizan para llevar dinero o pequeños documentos, en el que los yihadistas introducen el triperóxido de triacetona (TATP), también llamado la “madre de Satán”, y una especie de gran diadema, fabricada por ellos, compuesta por centenares de bolas de acero.

El cinturón lleva dos hebillas y dos cintas de ajuste. Una vez introducido el explosivo y las bolas de acero, se añade los sistemas de ignición, todo ello unido a unos cables que, a través de la maga, llegan hasta el disparador que lleva el terrorista suicida en la mano. Existen imágenes que no se divulgan.

En el vídeo se observa la prueba que hace con un maniquí. A una treintena de metros colocan, en un radio de 360 grados, unas planchas metálicas. Una vez producida la detonación, la cámara se acerca a las mismas y se ve cómo están perforadas por las bolas de acero. Si hubieran sido personas, habrían muerto o estarían gravemente heridas. Se trata de un arma letal difícil de detectar.

Dentro de su maldad, los yihadistas, con su nuevo jefe Ibrahim Kashimi a la cabeza, intentan que el terrorista suicida se pueda acerca a un lugar concurrido (objetivos blandos, los llaman), donde se utilizan este tipo de armas, sin llamar la atención. Como mucho, tendrá un poco más de cintura, lo que es relativamente normal entre una masa de gente. Una vez activada la bomba, los daños que puedan causar las bolas de acero dependerá de la cercanía de las víctimas al foco de la explosión.

El vídeo, según expertos consultados, demuestra las intenciones de Daesh de causar el mayor daño y terror posibles entre lo que considera población infiel y “cruzada” (seguidores de la Cruz de Cristo).

Junto a esta filmación, sin solución de continuidad, se acompañan otras en las que se explica cómo perpetrar atentados contra automóviles en marcha (o mediante artefactos que se activan con el movimiento); se utilizan armas automáticas, fusiles de asalto y pistolas con silenciador. Este elemento es fabricado por los propios yihadistas.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Lo más leído

To Top
Translate »