La nación

Trump admite diferencias con Tillerson pero desmiente que vaya a echarle en breve

El secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, este viernes en la sede de su departamento, en Washington. JIM LO SCALZO. EFE.

El presidente almuerza con el secretario de Estado al día siguiente de que los medios apuntaran a un relevo inminente

1 de diciembre de 2017 – Washington – Agencias.

Donald Trump decidió desmentir este viernes las noticias de un plan para relevar en el plazo de semanas a Rex Tillerson como secretario de Estado, una información que el jueves había corrido como la pólvora por los medios estadounidenses, citando fuentes anónimas de la Casa Blanca. Si ese mismo día despachó el tema con un ambiguo “Rex está aquí”, esta vez fue contundente. Dijo que se trataba de noticias “falsas” y que, si bien tienen diferencias, Tillerson no se irá en breve.

“Los medios han estado especulando que he despedido a Rex Tillerson o que se va a ir en breve. ¡Noticias falsas! No se va a ir en breve y, aunque discrepamos en algunos asuntos (yo tomo la decisión final) trabajamos bien juntos y América vuelve a estar bien representada de nuevo”, escribió en su cuenta de Twitter, adjuntando además la fotografía de la toma de posesión del secretario de Estado.

El presidente publicó el mensaje después de almorzar con el propio Tillerson y el secretario de Defensa, Jim Mattis. El jueves por la mañana, The New York Times publicó que la Casa Blanca trabajaba en un plan para sustituir a Tillerson por el actual jefe de la CIA, Mike Pompeo, en cuestión de semanas. Acto seguido, fuentes anónimas de la Administración confirmaron este cambio a varios medios. La portavoz del Gobierno, Sarah Sanders, no se pronunció sobre dicho plan aunque recalcó que el futuro inmediato del jefe de la diplomacia pasaba por seguir desarrollando la agenda exterior de Trump.

Las palabras de Trump de este viernes son algo más entusiastas, pero se comprometen poco con el medio plazo. Las noticias sobre la mala relación de Tillerson con el gobernante republicano que lo nombró no dan tregua desde hace meses. Ambos han admitido públicamente sus discrepancias sobre asuntos de la política internacional, como el pacto nuclear iraní o la forma en que enfocar la crisis norcoreana.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »