La nación

Trump propone pactos bilaterales con Canadá y México en lugar del TLC

Donald Trump, este viernes en Washington. OLIVIER DOULIERY / POOL. EFE

Las negociaciones de reforma del tratado comercial norteamericano se encuentran encalladas

1 de junio de 2018 – Washington – Agencias.

Con las negociaciones en vía muerta, Donald Trump apuntó este viernes a la posibilidad de impulsar acuerdos comerciales bilaterales con México y Canadá como alternativa al actual tratado que los tres socios norteamericanos mantienen desde hace más de 20 años. No es la primera vez que el mandatario muestra su preferencia por actos individuales con cada país, en lugar de grandes alianzas multilaterales, pero ahora sus palabras pesan más, han pasado casi 10 meses de conversaciones para reformar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC o Nafta, en sus siglas en inglés) sin fruto alguno.

“No me importaría ver la Nafta bajo un nuevo nombre, con un acuerdo separado con Canadá y otro con México, porque estás hablando de dos países muy distintos”, dijo Trump a la prensa. El republicano lanzó la idea justo al día siguiente de que su Administración confirmase la activación de nuevos aranceles sobre el aluminio y el acero de importados de sus dos países vecinos y de la Unión Europea. Las tarifas, de hasta el 25%, se habían impulsado en marzo pero quedaron congeladas mientras negociaba con sus gobiernos, pero no ha habido acuerdo.

El TLC, que lleva 24 años en vigor, ha dado lugar a una zona de libre comercio que mueve más de un billón de dólares y tiene 450 millones de habitantes. Revertir un marco semejante dos décadas después parece una jugada más que arriesgada para Washington y va en contra de los intereses de muchas de las propias empresas estadounidenses, pero el Gobierno de Trump sostiene que el tratado beneficia sobre todo a sus socios y ha destruido 700.000 empleos debido a la fuga de producción industrial.

La ruptura afecta a los tres, pero las palabras de Trump, resaltando las diferencias entre México y Canadá, reflejan que a quien el presidente de EE UU tiene entre ceja y ceja es sobre todo a su vecino del sur, que compite con una mano de obra mucho más barata que la del norte y al que ha atacado desde que comenzó su carrera a la Casa Blanca, culpándole de no combatir la inmigración ilegal y lanzando insultos racistas, como cuando tachó a los inmigrantes irregulares mexicanos de “violadores”.

De momento, tanto Canadá como México han anunciado represalias por los nuevos aranceles al acero y al aluminio. El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, se pronunció con dureza el jueves. “Tenemos que creer que en algún momento prevalecerá el sentido común. Pero no vemos actualmente ninguna señal al respecto por parte de Estados Unidos”, dijo.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »