Latinoamérica Hoy

La violación y tortura de una niña de tres años estremece a los colombianos

Manifestación de rechazo por el caso de tortura y violación de una niña de tres años en Bogotá. Alcaldía Suba (Bogotá).

La menor fue abandonada en un hospital de Bogotá por un hombre del que se desconoce su identidad y paradero

7 de mayo de 2018 – Bogotá – Agencias.

Una niña de tres años lleva una semana hospitalizada en Bogotá tras haber sido torturada y violada. Un hombre, del que se desconoce su identidad y paradero, dejó a la menor en el centro sanitario con quemaduras, golpes y otro tipo de vejámenes sexuales, según el parte médico. Las primeras pesquisas de la investigación, que realizan la Policía y la Fiscalía de Colombia, apuntan a que fue maltratada y abusada en el barrio de Santa Fe, conocido en la capital como una “zona de tolerancia”, es decir, un espacio donde se vende y consume droga y se ejerce la prostitución.

La primera teoría que manejan las autoridades establece que la madre dejó a su hija en una guardería clandestina en el barrio de Santa Fe. La niña pudo haber estado a cargo de distintas personas en varias viviendas de este sector y, por tanto, pudo haber sido violentada por más de un individuo.

Estos espacios para dejar menores son habituales en la zona, según han determinado las autoridades. “Son sitios que no se conoce dónde quedan fácilmente, venimos trabajando con la comunidad, haciendo sensibilización y en un trabajo constante con la Policía de Infancia tratando de identificar dónde se están dando estos cuidados”, ha explicado Diana Arboleda, directora regional en Bogotá del Instituto de Bienestar Familiar (ICBF), el organismo público responsable de la custodia y protección de los menores en Colombia.

“Estamos en la búsqueda de los familiares”, ha declarado Arboleda. “Tenemos datos y estamos tratando de ubicar a la abuela materna quien cuidaba de la niña desde 2015”. Hace dos años, el ICBF retiró la custodia a la madre de la menor tras una denuncia. La niña estuvo un año bajo protección de esta institución.

Tras varios estudios en coordinación con el Defensor de la Familia, la custodia fue concedida a la abuela materna por considerar que era “apta para el cuidado de la niña”. Las autoridades realizaron un seguimiento de seis meses para comprobar que la atención que recibía era la adecuada y, finalmente, se determinó que estaba “protegida como debía por su abuela”.

Tiempo después, la madre de la pequeña se la llevó, según ha relatado la responsable del ICBF en Bogotá. La abuela avisó a las instituciones competentes y se inició el proceso de búsqueda de personas desaparecidas. La última noticia que tuvieron de la menor las autoridades fue cuando apareció en el hospital.

En este momento, la pequeña se encuentra bajo custodia del ICBF. “Le estamos proporcionando todo lo que ella requiere, y se encuentra bajo nuestra protección y cuidado con un equipo interdisciplinario que la compaña permanentemente. Pido a todos, respeto a su intimidad”, ha dicho Karen Abudinén, directora del ICBF.

“Nos duele profundamente este hecho. Este es un crimen atroz y vamos a hacer todo lo que esté a nuestro alcance para capturar al criminal”, ha anunciado Enrique Peñalosa, alcalde de Bogotá. La Policía Metropolitana ha ofrecido una recompensa de hasta cinco millones de pesos (más de 1.700 dólares) para quien dé información que permita ubicar al responsable.

Un abuso sexual cada dos horas

Colombia se ha estremecido en menos de un mes con dos casos de menores maltratadas. Otra niña fue golpeada hasta la muerte en Soacha, en las afueras de Bogotá. Ambos sucesos recuerdan al brutal asesinato de Yuliana Samboní, una niña de siete años, que fue raptada, violada, torturada y asesinada por Rafael Uribe en diciembre de 2016.

Cada 120 minutos se alerta de un hecho de abuso sexual en Colombia, según las autoridades. De 10 casos, en siete las víctimas son niños. El mayor número de casos se presenta en niñas y niños entre los 10 y los 14 años. Le siguen los que están entre cinco y nueve. Los bebés también son víctimas.

El coronel Henry Cruz, jefe de la Policía de Infancia y Adolescencia, aseguró en una entrevista, que en el 80% de las denuncias, el agresor es una persona cercana. La Fiscalía ha podido establecer que los principales responsables son personas que se ubican en la primera línea de cercanía (primos, tíos, amigos).

En el primer trimestre de 2018 se iniciaron 414 procesos administrativos de restablecimiento de derechos a niños y niñas en Bogotá, es decir, casos de menores víctimas de maltrato, según datos del ICBF. Entre 2015 y 2017, el instituto tiene contabilizadas 5.563 agresiones de este tipo en la capital de Colombia.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »