La nación

Monjas son acusadas de robar dinero de escuela católica

Una de ellas fue la directora del plantel por casi 30 años y se acaba de jubilar

3 de diciembre de 2018 – Agencias.

Por 29 años la hermana Mary Margaret Kreuper fue directora de la escuela católica St. James en Redondo Beach, pero durante ese tiempo supuestamente robó miles de dólares del plantel junto con otra monja, dicen las autoridades escolares.

Una investigación interna en el plantel reveló que Kreuper y la hermana Lana Chang, quien trabajó en la escuela por unos 20 años y fungió como maestra de octavo grado y subdirectora, robaron dinero perteneciente a los fondos escolares durante varios años.

Ambas se retiraron al final del año escolar 2017-18.

De acuerdo con una carta enviada a los padres por Monseñor Michael Meyers, pastor de la escuela, una investigación interna reveló que ambas religiosas habían usado fondos de la escuela para su uso personal. Esto surgió durante una revisión financiera en medio de la transición a la nueva administración tras el retiro de Kreuper.

En la carta, Meyers expresó que la orden a la que pertenecen las monjas, las Hermanas de San José de Carondelet, estaban cooperando con la Arquidiócesis de Los Ángeles para confirmar la cantidad de dinero que habían sustraído.

Asimismo destacó que la Arquidiócesis no desea iniciar un proceso penal contra las religiosas sino que abordará la situación de manera interna, junto con representantes de la escuela y de la orden, para la restitución del dinero y las sanciones a Kreuper y Chang. Al parecer, ningún otro empleado estuvo implicado en el robo.

“La hermana Mary Margaret y la hermana Lana me han expresado y me pidieron que les transmita el profundo remordimiento que cada una siente por sus acciones y pide su perdón y sus oraciones”, indicó Meyers en la carta.

La misiva también garantizaba a los padres que el plantel había iniciado “procedimientos adicionales y políticas de supervisión para la gestión y reportes financieros” en un intento por prevenir situaciones similares futuras.

“Quiero asegurarle que la investigación ha revelado que, a pesar de esta apropiación indebida, ningún estudiante o programa en St. James ha sufrido ninguna pérdida de recursos educativos, oportunidades o innovaciones”, explicó Meyers en la carta. “En resumen, la educación de sus hijos no se ha visto afectada ni se verá afectada por estos eventos”.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »