La nación

Trump anuncia más sanciones contra Irán pero se aleja de una guerra directa

Trump anuncia más sanciones contra Irán pero se aleja de una guerra directa
Trump durante su mensaje a la nación/Foto: KEVIN LAMARQUE/Reuters

El presidente niega que los ataques iraníes hayan causado bajas americanas y pide que la OTAN se involucre más en la región. “Mientras sea presidente, no tendrán el arma nuclear”

8 de enero de 2020 – Nueva York – Agencias.

Donald Trump acaba de anunciar en un discurso a la nación que “mientras sea presidente, Irán nunca tendrá el arma nuclear”. El mandatario de EE UU anunció nuevas y “poderosas” sanciones contra Teherán hasta que “cambie su comportamiento” y aseguró que sigue evaluando “opciones” para responder al ataque contra dos bases militares estadounidenses en Irak la pasada noche.

Trump también confirmó que en esos ataques no ha habido muertes de soldados americanos, tal y como ha afirmado Teherán, que cifra hasta en 80 los fallecidos en la ofensiva. Según el inquilino de la Casa Blanca, un sistema de alerta temprana y la dispersión del personal evitó que haya habido bajas entre las tropas. “No sufrimos víctimas, todos nuestros soldados están a salvo y solo sufrieron daños mínimos nuestras bases militares”.

En su discurso, dijo que Estados Unidos nunca ha tenido tanto poder militar y económico como ahora, pero aseguró que no quiere utilizarlo; al mismo tiempo que afirmó que Irán parece estar retirándose. Trump insistió en que el general Qassim Suleimani, asesinado en un ataque de EE UU con drones, estaba preparando atentados contra objetivos americanos en Oriente Medio: “Tenía las manos manchadas de sangre americana e iraní”. Asimismo, ha expresado que estaba utilizando el dinero obtenido con la venta de petróleo para impulsar el terrorismo.

Asimismo, ha señalado que la OTAN debe colaborar más en Oriente Medio. “El mundo civilizado debe mandar un mensaje claro a Irán: su campaña del terror no será tolerada más. Hoy voy a pedir a la OTAN que se involucre más en el proceso de Oriente Medio”. Trump también ha reclamado a las potencias que firmaron el pacto nuclear con Irán en 2015 que sigan sus pasos y se retiren de dicho acuerdo. “Debemos trabajar todos juntos hacia un acuerdo con Irán que haga el mundo un lugar más seguro y pacífico”, añadió. Trump, moderado y amenazante al mismo tiempo, ha lanzado un mensaje de conciliación cuando ha dicho que “Estados Unidos quiere estar en paz con aquellos que la buscan”.

Sus palabras fueron acogidas en Washington con una mezcla de respeto y prevención, mientras los líderes de países que podrían verse implicados por una posible guerra, como la Turquía presidida por Erdogan, reclaman el enfriamiento de la situación. Todos ellos urgen a que comparezca la diplomacia. Temen verse salpicados por la deflagración de una guerra de consecuencias potencialmente devastadoras.

A todo esto el Congreso, dominado por los demócratas y presidido por Nancy Pelosi, insiste en pasar una votación a fin de limitar y reglar los poderes del ejecutivo para declarar la guerra a Irán. El empeño, anunciado por la propia Pelosi este mismo domingo con una carta dirigida a los congresistas de su partido, adolece de problemas elementales de timing, por cuanto no se espera la votación antes de la semana próxima. Una eternidad si tenemos en cuenta que para entonces es perfectamente factible que la escalada militar haya alcanzado el punto de no retorno.

Una progresión que no hace sino crecer desde hace meses, después de que EE UU abandonara el acuerdo internacional para evitar que Irán desarrolle la bomba atómica y de que el régimen de los ayatolás respondiera a las sanciones económicas con una serie de ataques contra intereses e instalaciones de EE UU y sus aliados en los países Golfo. La gran diferencia es que el pasado viernes la Casa Blanca, acusada de no responder con suficiente enjundia por críticos como el ex consejero de Seguridad Nacional, John Bolton, eliminó al segundo hombre más poderoso de Irán.

El general Qassim Suleimani, comandante de la Fuerza Quds, rama de operaciones exteriores de la Guardia Revolucionaria y hombre esencial en el juego expansionista de Irán en Oriente Medio. Suleimani fue asesinado por un misil junto al aeropuerto de Bagdad, junto con Abu Mahdi Muhandis, jefe de las Fuerzas de Movilización Popular de Iraq, a las que se atribuyen muchos de los ataques contra EE UU en Irak, y que también resultó muerto.

Un ataque al que Irán ha respondido finalmente con el lanzamiento de misiles desde su territorio y con la firma de su ejército, sin resguardarse bajo las faldas de milicias amigas o acudir al subterfugio de encomendar las represalias a paramilitares o terroristas afines. No es la acción devastadora que algunos temían, dada la gran cantidad de opciones de Irán, pero si parece tener en cuenta el instinto de conservación de un régimen que se sabe impotente para declarar una guerra abierta a EE UU y vivir para contarlo. Julio Valdeón.

Lo más leído

To Top
Translate »