Editorial

¿Y cómo será este mundo luego del coronavirus?

¿Y cómo será este mundo luego del coronavirus?

24 de abril de 2020 – Agencias.

Somo seres sociales y los latinos muy expresivos. Necesitamos del acercamiento corporal para expresar lo que sentimos, de los abrazos, los besos, muy diferente al comportamiento en este sentido de otras etnias. Pero lo cierto es que esas muestras de amistad, seguramente se cambiarán, darse la mano es una costumbre muy arcaica y a lo mejor usemos otras formas, como lo hacen los japoneses o los hindúes al saludarse que se inclinan sin tener contacto físico.

Como ya lo había mencionado en el anterior editorial, es probable que las conferencias virtuales se adopten de forma más generalizada, como un reemplazo divertido, más barato y menos engorroso de las reuniones personales.

También es probable que la telemedicina sea más accesible para los pacientes con males menores, lo cual aliviaría la carga —y quizás los tiempos de espera— en los consultorios médicos. Ya estamos viéndolo ahora donde por medio de una videoconferencia, te atiende tu médico y revisan juntos sus pruebas de laboratorio.

Los servicios de entrega

Algunos expertos predicen que uno de los mayores cambios, probablemente sea la forma en que se entregan los productos, desde las compras en los supermercados en línea y las opciones de entrega, como Instacart, hasta las soluciones de cadenas de suministro a mayor distancia. Es más cómodo y seguro entrar virtualmente a estos supermercados, comprar lo que queramos y si ya somos clientes con este sistema, los algoritmos del programa inteligente nos recuerdan lo que compramos la última vez y no da sugerencias, al final te trae las compras (una persona, por el momento) muy puntualmente hasta la cocina de tu casa y por los comentarios, son productos de excelente calidad y puedes en todo caso, si no estas satisfecho, devolverlos. Lo que si vamos a ver con más frecuencia son los drones surcando el cielo y llevando diferentes productos; ya Amazon, UPS, HDL, Domino’s Pizza están pasando las pruebas y obtuvieron permisos en ciertas ciudades. Las ideas incluyen servicios como Amazon Prime Air, que entregará paquetes mediante pequeños drones, y el Autopilot de Tesla, la nueva generación de automóviles y camiones sin conductor. Una universidad japonesa, recientemente utilizó robots para simular una ceremonia de graduación, donde los robots portaban las imágenes de los estudiantes.

De hecho, una de las posibles consecuencias a largo plazo de la pandemia de covid-19, es la adopción acelerada de tecnologías existentes, como los drones, los robots y la inteligencia artificial en los centros de trabajo y los hogares. Pero para que eso suceda, debe haber mucha colaboración entre todas las tecnologías y superar el espíritu de competencia. Por ejemplo: el reciente anuncio de la colaboración entre Apple y Google para habilitar una plataforma de rastreo para seguimiento de contactos para covid-19, similar a Waze y basada en Bluetooth, es un ejemplo alentador.

Como ya lo había mencionado uno de los mejores ejemplos es la educación. ¿Quién habría pensado que casi todo el sector de la educación superior estadounidense, pasaría a un experimento en línea completo, donde cada miembro de la facultad y cada estudiante participaría a nivel nación?

Además del mejoramiento necesario de los sistemas de atención sanitaria, que estén en mejores condiciones de enfrentar las pandemias, eso ya está empezando a suceder. Por ejemplo, Israel planea adaptar los datos de ubicación de telefonía celular, que utilizan sus servicios de inteligencia, para monitorear terroristas, para hacer un seguimiento de contactos de las personas expuestas a portadores del virus. Corea del Sur detuvo la propagación del virus, mediante el rastreo avanzado de seguimiento de contactos y una aplicación GPS de teléfono, ordenada por el gobierno, para ayudar a los ciudadanos a mantenerse al tanto de las personas y lugares infectados. Singapur, un país famoso por sus límites a las libertades personales, presentó el mes pasado una aplicación de teléfono inteligente, llamada TraceTogether, para que los ciudadanos ayuden a las autoridades a identificar a las personas que pueden haber estado expuestas a alguien que dé positivo al virus, mediante el uso de señales de Bluetooth y registros de datos, para detectar teléfonos móviles de cualquier persona con la que hayan tenido contacto cercano.

Se puede imaginar un mundo en el que, para abordar un vuelo o para entrar a grandes recintos o empresas del gobierno o nuestros centros de trabajo, quizás tengamos que registrarnos en un servicio que monitorea nuestros movimientos mediante nuestros teléfonos. En los clubes nocturnos, en lugar de solicitar prueba de edad, en el futuro podrían pedir prueba de inmunidad, como historiales de vacunación.

¿Un nuevo orden mundial? Seguramente la actual crisis plantea otros problemas políticos de mayor alcance, como el comercio mundial, así como la cooperación internacional para vencer al virus, y el papel de la ciencia en la definición de las políticas. Otros en cambio, que se oponen a la globalización y al libre comercio, probablemente utilizarán el brote de covid-19 como argumento para controles de inmigración más estrictos y quizás, aranceles comerciales. Otros alegarán que la pandemia ha demostrado la necesidad de una integración global más estrecha.

Este momento es algo que nos define y nos cambia a todos, debemos, por lo tanto, reinventarnos y es la oportunidad para encontrar un mejor sistema, que nos cobije a todos y coloque las necesidades de salud, económicas con regulaciones, protección y la igualdad en las oportunidades de trabajo en primer orden; seguramente el Neoliberalismo ya no sea la mejor opción.

 

El Director
Ing. Jairo Vargas
[email protected]
Latino News, LLC

 

Lo más leído

To Top
Translate »