La nación

Las complicaciones que traerá el coronavirus para la próxima temporada de huracanes

Se pronostica una temporada de huracanes devastadora.

El tema de los refugios es uno de los principales retos, pues podrían convertirse en nuevos focos de infección de covid-19

28 de mayo de 2020 – Agencias.

Desde hace varias semanas, la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA, por sus siglas en inglés) predijo que la próxima temporada de huracanes podría ser una de las más catastróficas de los últimos tiempos debido a las altas temperaturas registradas en las aguas del océano Atlántico y en el Caribe.

Si de por sí esta situación hacía que la planificación fuera complicada, a esto habría que agregar la situación por la que actualmente se atraviesa por la pandemia del coronavirus, dado el tema de las recomendaciones de salir lo menos posible de casa y guardar la sana distancia con otras personas.

Así que la temporada de huracanes trae consigo una serie de retos que el gobierno ya se plantea cómo podrán superarlos para salir avante de esta lo mejor posible.

¿A qué retos se enfrentarán en la temporada de huracanes por el coronavirus?

Lo primero es el tema de los albergues. Como la pandemia aún no está controlada en su totalidad, es muy probable que estos sitios deberán reducir entre un 30 y 40% su capacidad, ya que estos centros podrían convertirse en nuevos focos de infección de covid-19.

Ante esto, una opción sería abrir más refugios, pero no en todos los sitios existen las instalaciones adecuadas para hacerlo.

También hay que pensar en la capacidad de respuesta por parte de los servicios de emergencia, cuya plantilla y recursos aún pueden ser reducidos justamente para evitar contacto de más entre los trabajadores.

Otro tema importante es el asunto de algunos servicios, como por ejemplo el de telefonía.

El Gobierno federal tiene contratos con AT&T Inc. para FirstNet, una red inalámbrica alternativa con un espectro único para personal de primera respuesta. Dicha red funciona, en su mayoría, por una flota de camiones con generadores autónomos y antenas que actúan como torres celulares móviles después de un desastre.

Cuando el huracán María golpeó a Puerto Rico en el 2017, varias de esas plataformas fueron trasladadas a la isla para que pudieran trasladar equipos de la Agencia Federal para la Gestión de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés).

Actualmente, muchos de estos camiones se encuentran estacionados cerca de hospitales y de sitios en donde se llevan a cabo pruebas de covid-19, reforzando las redes congestionadas debido a la pandemia.

Además, ha sido complicado mantener su operación normal, ya que en ellos suelen viajar dos empleados y ahora solo uno, por lo que su efectividad de operaciones no es la misma.

Ante esta situación, varios estados han comenzado a preparar guías para que con antelación, las familias puedan armar un plan de protección, sin poner su salud en riesgo.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Lo más leído

To Top
Translate »