La nación

“Es como si estuviéramos haciendo todo lo posible para ayudar al virus”. Bajan los contagios de COVID-19 pero los expertos están preocupados

“Es como si estuviéramos haciendo todo lo posible para ayudar al virus”. Bajan los contagios de COVID-19 pero los expertos están preocupados

Auguran un futuro a corto plazo desalentador mientras las nuevas variantes del coronavirus se expanden por el país y políticos y ciudadanos relajan las medidas sanitarias. “Todo esto provoca una imagen turbia para los próximos meses”, asegura un científico

17 de febrero de 2021 – Telemundo.

Estados Unidos reportó este lunes casi 54,000 nuevas infecciones por coronavirus, la cifra más baja de casos desde octubre y lejos de los picos que superaban los 200,000 contagios diarios el mes pasado. Pero aunque la tendencia es alentadora, los expertos están preocupados: una cuarta ola se avecina si no se contienen las nuevas variantes del virus, advierten.

“Estoy muy preocupado de que estemos relajándonos”, declaró Atul Gawande, cirujano y profesor de la Harvard T.H. Chan School of Public Health, al diario USA Today.

California, uno de los estados más afectados por la pandemia, reportó su menor aumento diario de casos desde principios de noviembre. En Nueva York, el gobernador, Andrew Cuomo, informó de una disminución de infecciones y hospitalizaciones, y afirmó que el estado ha superado el “aumento posterior a las vacaciones [navideñas]”.

“Si somos capaces de mantener el impulso en una dirección positiva con conductas individuales seguras y vacunando a los neoyorquinos de la manera más rápida y justa posible, podremos llegar a la luz en el final del túnel más rápido de lo que se pensaba y finalmente recuperar algo de normalidad en nuestras vidas”, indicó.

El país se acerca en cualquier caso al medio millón muertos por coronavirus: más de 488,000 ya han fallecido y más de 27.7 millones se han contagiado, según datos de NBC News.

Tres legislaturas estatales levantaron los mandatos de mascarillas en los últimos días, y Nueva York y Massachusetts aliviaron las restricciones de aforo en los restaurantes a tiempo para el día de San Valentín.

“Es como si estuviéramos haciendo todo lo posible para ayudar al virus en lugar de detenerlo”, lamentó Theodora Hatziioannou, viróloga y profesora de la Universidad Rockefeller en Nueva York.

Las variantes más contagiosas del virus se han propagado por Europa, Sudáfrica y América Latina. Todas han llegado a Estados Unidos y es probable que una identificado por primera vez en Reino Unido sea la predominante en el país a finales del próximo mes, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés).

Aunque los CDC continúan recomendando a los ciudadanos que eviten viajar, el fin de semana pasado fue uno de los más concurridos en viajes aéreos en más de un mes, con más de cuatro millones de personas volando desde el jueves.

“Lo único que me preocupa ahora es que tenemos esta variante del Reino Unido, y parece que se está acelerando en Estados Unidos”, afirmó el doctor Peter Hotez, decano de la Escuela Nacional de Medicina Tropical de la Baylor College of Medicine, a la cadena CNN.

Los datos de los CDC revelan que se han reportado más de 1,100 casos en el país de la variante B.1.1.7, detectada por primera vez en Reino Unido a finales del año pasado y que es altamente contagiosa.

“Los casos están disminuyendo, por debajo de 100.000 diarios, y eso es una gran noticia. Pero me preocupa que vayamos a empezar a ver un repunte de nuevo y que podamos alcanzar un número asombroso de muertos en verano y otoño”, agregó Hotez.

¿Qué ocurrirá en los próximos meses?

Las dos vacunas disponibles, de Pfizer-BioNTech y Moderna, parecen ser efectivas contra estas variantes, según una investigación publicada en la revista Nature.

Pero es probable que estas variantes reduzcan la eficacia de tratamientos, como los anticuerpos monoclonales. Continuarán cambiando y eventualmente eludirán las vacunas y las pruebas de diagnóstico si continúan propagándose, según la viróloga.

Por eso ahora es el momento de redoblar las precauciones, evitar una cuarta ola de la pandemia y controlar el virus de una vez por todas, según los expertos.

“La mejor manera de mitigar la amenaza de las cepas es controlar el virus”, explicó la doctora Luciana Borio, excientífica de la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por su sigla en inglés). Y la mejor manera de controlar el virus es a través de las herramientas de salud pública que tenemos “como el uso de mascarillas, lavarse las manos, evitar multitudes y vacunarse”, indicó.

Es difícil predecir lo que ocurrirá, según Samuel Scarpino, quien realiza pronósticos de enfermedades infecciosas en la Northeastern University de Boston.

Las variantes dificultan hacer cálculos mientras continúa la campaña de vacunación, hay una relajación de algunas medidas de salud pública y falte información demográfica sobre quiénes se han vacunado.

“Todos esto provoca una imagen muy turbia para los próximos meses”, opinó.

El tiempo agrega otro desafío para mantener intactos los planes de vacunación y las tormentas invernales que están azotando el país han retrasado los procesos.

En Texas, los funcionarios del condado de Dallas, cerraron el centro de vacunación de Fair Park hasta el miércoles debido a las condiciones climatológicas.

“Entendemos la urgencia de administrar la segunda dosis de la vacuna, pero también debemos obrar por la seguridad de las personas”, anunciaron las autoridades en un comunicado de prensa. “Tan pronto como podamos abrir de nuevo con seguridad, lo haremos”, añadieron.

La campaña de vacunación en Missouri fue cancelada hasta el viernes, según anunció el gobernador, Mike Parson; y en Kentucky, el mandatario, Andy Beshear, declaró que el mal tiempo “ralentizará” las vacunaciones, aunque espera que se pueda compensar “en las próximas semanas”.

Los virus mutan mientras se reproducen dentro de una persona. Algunas mutaciones no hacen nada por el virus y otras conducen a su desaparición. Algunos cuerpos mejoran la capacidad del virus para reproducirse y expandirse entre la población.

“Esto es lo que hacen los virus”, apuntó Gigi Gronvall, investigadora principal y profesora asociada de la Johns Hopkins Bloomberg School of Public Health.

Aunque los funcionarios de salud pública ya habían predicho este panorama, lamentan que no pudieran convencer a los líderes políticos o la opinión pública para mantener un clima de responsabilidad cívica: “Es muy decepcionante porque no tenía que ser así”, añadió Gronvall.

“Es simplemente ridículo”, dijo Hatziioannou sobre permitir que los restaurantes abrieran para el día de San Valentín. Los casos de COVID-19 aumentaron después de cada feriado importante durante el año pasado. “¿Por qué el Día de San Valentín sería diferente?”, lamentó.

Una cuarta ola sería mucho menos probable si las personas se vacunan cuando les toque y siguen cuidadosamente las medidas de salud pública, como el uso de mascarillas y evitar las multitudes.

“Entonces podremos imaginar un escenario en el que todo esto quede atrás”, afirmó.

Si las restricciones se levantan demasiado pronto, el virus se recuperará. Las vacunas ofrecen una salida a ese escenario, pero solo si las personas las toman y pueden obtenerlas a tiempo para prevenir una cuarta ola, según los expertos citados.

Thomas Balcezak, director médico de Yale New Haven Health en Connecticut, asemeja al virus a un incendio forestal y cada árbol como una persona que es combustible para las llamas. “Cada vez que se vacuna a alguien, se elimina ese combustible potencial. Si se vacuna a suficientes personas, se puede crear un cortafuegos, y no habrá más combustible para ese fuego”, explicó, “esto ha sido un maratón, y ahora es una especie de carrera hasta la meta”.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Lo más leído

To Top
Translate »